viernes, 2 de diciembre de 2011

Restauración Casco Alemán M16 de Excavación.

Como puede verse, la pieza se encuentra -aparentemente- en muy mal estado, muy atacada por el óxido aunque la estructura se conserva muy bien, sin riesgo de fracturas.




 La primera fase del proceso de rehabilitación del casco consistirá en retirar todo el óxido superficial y dejar el acero lo más limpio posible.


Para ello fijamos el casco a un tornillo de banco y con un cepillo metálico en el taladro procedemos a su limpieza.









Tras esta limpieza, tanto exterior como interior, podemos hacernos una idea del estado general del metal. En este momento podemos ver la gran cantidad de picaduras que el óxido de tantos años ha ido provocando. 




Seguidamente, procederemos a una limpieza en profundidad, aplicando un producto desoxidante y frotando con lana de acero microfina (00). De esta manera limpiaremos el óxido más incrustado.





Casco tras la aplicación del antioxidante y el lijado con lana de acero.

Nuestro siguiente paso será sellar con poliéster las picaduras causadas por la corrosión. Con ello conseguimos dos objetivos: por un lado frenamos el avance del óxido y, por otro, devolvemos al casco una superficie lisa. 



Una vez seco y tras retirar y lijar el excedente el aspecto del casco es este.



A partir de ahora comenzaremos el proceso de pintura, como siempre, empezamos con una mano de imprimación y, una vez seca, aplicamos lija de grano fino.



Seguidamente daremos el color definitivo. En este caso, vamos a ambientar el casco como un casco transicional, por lo que lo pintaremos en un color "Verde Manzana" -Apfelgrün- de preguerra (RAL 6011).


El casco durante el proceso de pintado -en este caso a pistola- en la "cabina de pintura"


Finalmente colocamos las calcas y vemos el resultado final de nuestro casco.






Obsérvese en estas fotos la diferencia de color entre el casco, "Apfelgrün" y el "Feldgrau"  (más oscuro) del bote de la máscara antigás.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada